Las colecciones de Stefano Di Domenico no sólo son productos hechos completamente a mano, sino que también ofrecen aquellos detalles que únicamente presentan las prendas hechas en Italia.

Solo los sastres italianos con mayor experiencia participan en el proceso: trece son las personas que trabajan en un taller pequeño, donde se encargan de cortar y montar todas las piezas, siguiendo meticulosamente las directrices precisas de Stefano Di Domenico para completar hasta el último detalle. Los ojales de alta calidad, sus acabados, son sinónimo de confort y sentido, Stefano Di Domenico lleva su amor por la confección al diseño.

El origen de la tela se encuentra en la herencia del denim italiano largamente conocido por su elaboración de calidad y por la amplia experiencia debido a su proceso de elaboración, y más solicitado que otros por sus innovadoras técnicas de confección y sus avanzados métodos de teñido natural.

Experimentados sastres italianos cortan minuciosamente y cosen a mano el tejido en la península del mediterraneo, con el fin de crear los denim perfectos de Stefano Di Domenico.

Las Camisas se confeccionan completamente a mano, manteniendo el tradicional método italiano de selección de tejidos, técnica de costura y proceso de montaje. Después se elabora utilizando diez puntadas por centímetro.

El puño está especialmente reforzado para evitar que se arrugue. Para garantizar que el cuello permanezca plano por encima de la clavícula, se pegan las entretelas y se cosen esto proporciona un sostén y ofrece un acabado completamente original.

Un tributo a las antiguas tradiciones costureras permanece en el casi impercetible pliegue de la línea de hombros, una característica única de las camisas hechas a mano. Se cosen refuerzos, trozos de la tela triangulares, a ambos lados de la camisa, lo que proporciona más amplitud al modelo y ofrece el máximo nivel de confort. Se asemeja a un artículo de coleccionista que perdura en el tiempo más allá de las temporadas. Stefano Di Domenico fusiona el tradicional estilo francés con el encanto italiano.